La historia de las combat boots

La industria de la moda no fue la misma después de que las botas de combate, también conocidas por su nombre en inglés “combat boots”, pasaron de ser un zapato militar a ser una prenda esencial en el clóset de todos.

Combat boots: del ejército a la pasarela

La industria de la moda no fue la misma después de que las botas de combate, también conocidas por su nombre en inglés “combat boots”, pasaron de ser un zapato militar a ser una prenda esencial en el clóset de todos. Se abrieron paso desde las filas del ejército hasta las más grandes pasarelas del mundo. 

La historia de estas botas se remonta a la Guerra Civil Británica. En este periodo, los soldados del Nuevo Ejército Moderno recibían tres zapatos estilo botín que intercambiaban después de cada marcha. Asimismo, el ejército estadounidense recibió botas que llegaban hasta la mitad de la pantorrilla para usarlas durante la Guerra de 1812. Sin embargo, no fue hasta la Segunda Guerra Mundial que las botas de combate como las conocemos hoy comenzaron a popularizarse como el calzado bélico por excelencia. Este tipo de zapatos fue denominado oficialmente como “M1943 Combat Boots”, ya que así era como advertían a los soldados del ejército de Estados Unidos en esa época. 

Las botas eran mayormente utilizadas dentro del campo de batalla o para cualquier tipo de servicio o entrenamiento militar que no fueran eventos ceremoniales o desfiles. No obstante, en poco tiempo, las botas ganaron popularidad. Y comenzaron a ser un zapato de uso cotidiano, pues los soldados continuaban utilizandolas al regresar de la guerra. 

Un ícono de la cultura pop

Uno de los eventos que colocó a las botas de combate en la cultura pop fue la película de 1962 “El Gran Escape”. En esta, el protagonista Steve McQueen andaba en motocicleta vistiendo unas combat boots color marrón.

Paralelamente, este tipo de botas comenzaron a infiltrarse en las contraculturas británicas y americanas. Las botas eran más una declaración visual y representativa de estas tribus urbanas que un simple calzado práctico y duradero, al tratarse de un elemento bélico con un fuerte discurso social arraigado. 

Las botas de combate fueron también un símbolo de la clase trabajadora que en ese entonces no podía costearse otro tipo de zapatos. Este hecho las llevó a ser rápidamente adoptadas por el look de los skinheads, cuya estética hacía una referencia directa hacia la clase obrera. Al poco tiempo, otras subculturas como el punk, el ska, el heavy metal y el gótico aumentaron la popularidad de las botas. 

Pete Townshend, guitarrista de la banda The Who, fue uno de los primeros íconos del rock en utilizarlas, convirtiéndolas en poco tiempo en un referente de rebeldía y juventud. 

Hoy en día, las combat boots han pasado de ser un elemento meramente alternativo a conquistar las pasarelas más importantes alrededor del mundo. Firmas como Christian Dior, Miu Miu, Chloé y Valentino las han combinado con vestidos de alta costura tanto en temporadas primavera-verano como en otoño-invierno. 

Así, todas las personalidades y subculturas han adoptado las combat boots, haciéndolas un elemento universal. 

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOTAS MÁS BUSCADAS
Carrito de compra